Nuestras  DIRECTORAS

Nuestras Psicólogas

 

Estíbaliz Layunta Acero
Psicóloga colegiada, con nº M-22908
Codirectora del centro Walden. Licenciada en psicología por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), máster en psicología clínica legal y forense por la UCM, máster en psicología y salud por Psicólogos SM, especialista en prevención de riesgos laborales, especialidad de psicología aplicada y ergonomía y certificado de suficiencia investigadora (DEA) por la UCM. 
Pasión, profesionalidad, compromiso, dedicación y aprendizaje constante, serían algunas de las características que me definen en mi profesión. La psicología como modo de vida, la salud emocional como meta vital y la felicidad como constante en mi vida. Ver cambiar y crecer a las personas es lo más gratificante para mi en mi día a día. 

 

Amalia Gómez Arza
Psicóloga general sanitaria, colegiada con nº M-31148. Especialista en psicología infantil, de adolescentes, de adultos y de familias.
Graduada en la Universidad Cardenal Cisneros, adscrita a la UCM. Realizó el máster en psicología general sanitaria en la Universidad Europea de Madrid y el máster en neuropsicología, por la Universitart Oberta de Catalunya.  
Cuando era pequeña no sabía que iba a ser psicóloga, pero sí sabía que me gustaba observar a aquellas personas que se superaban a sí mismas, que conseguían sus metas, etc. Actualmente, esta profesión me ha enseñado a superarme a mí misma y a ayudar a superar grandes retos a grandes personas. Mi gran pasión es la psicología clínica, pero también la neuropsicología, lo que me ha llevado a especializarme en ambas ramas: para entender a las personas y su comportamiento y guiarlas para que ellas mismas también entiendan lo que necesitan y se motiven hacia el cambio. Me encanta trabajar con familias, con niños y niñas, con adolescentes y con adultos, ayudando a todas las personas en cada etapa de la vida a enfrentarse a las dificultades con las que se encuentren. Creo que el mejor mensaje que podemos promover es lo que nos digamos a nosotros mismos desde muy pequeños. "Si me encuentro con un muro de 5 metros, pondré una escalera de 6".

 

Eva Armenteros Saéz
Psicóloga general sanitaria, colegiada con nº M-33863. Especialista en psicología infantil, TDAH y dificultades de aprendizaje.
Graduada en psicología por la Universidad Complutense de Madrid, máster en psicología general sanitaria por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Actualización e intervención psicológica y salud mental, por la UDIMA.
Disfruto con gratitud de mi profesión todos los días y no solo en el ámbito profesional. Para mí la psicología es un pilar fundamental de mi personalidad, gracias al cual he conseguido poder transmitirlo a mis pacientes. Diría que mi profesión no solo se define por ayudar, sino por brindar estrategias y transmitir a los demás, que son capaces de llevarlas a cabo de manera autónoma y con éxito.
Mi vocación es la psicología clínica y aún más el ámbito de la infancia. Disfruto de cada minuto que invierto, tanto en formación, en evaluación como en intervención. Algunas de las piezas que impulsan mi motor de desarrollo son mi motivación y energía por seguir evolucionanado, así como la gratitud e ilusión que me devuelven mis pacientes al conseguir sus metas.

Nuestras Logopedas

 

Lara González de la Toba
Logopeda colegiada, con nº 45/00346  
Codirectora del centro Walden, con ella nació la idea de este asombroso viaje. Graduada en logopedia por la Universidad Complutense de Madrid y maestra de primaria con mención en audición y lenguaje por la Universidad de Salamanca. 
Mi gran sueño siempre ha sido poder crear un espacio para y por los niños y las niñas. Este sueño se cumplió en el 2013 con la apertura de nuestro primer centro en Arganda del Rey. 
Mi forma de entender la logopedia va más allá y lo más importante para mi es crear una familia en la que los niños y las niñas sean felices. La fantasía es mi método de trabajo, la creatividad mi sello personal y la cercanía mi cualidad más destacable.

 

 

María Canales Sánchez
Logopeda colegiada, con nº 28/0680
Especialista en logopedia infantil y dificultades de aprendizaje. Diplomada en logopedia, por la Universidad Complutense de Madrid.
Cuando era niña y aún siendo la pequeña de la familia, siempre me gustaba ayudar a mis hermanos y enseñarles todo lo que sabía e iba aprendiendo. Cuando me di cuenta, me había hecho mayor y había llegado el momento de decidir lo que quería ser. Siempre he sido ordenada, creativa, responsable, cariñosa, generosa... Pensé que si juntaba todas esas cualidades, saldría una súper receta que me daría confianza para trabajar con los demás y así fue como decidí ser logopeda. Desde entonces, he tenido la satisfacción de ayudar a los demás en algo tan importante como es la comunicación, entre otras cosas. Así, he ido creciendo profesionalmente con muchas ganas, teniendo siempre en mi agenda una nota significativa: "nunca dejes de aprender". 

 

Natalia García Díaz 
Logopeda colegiada, con nº 28/900
Graduda en logopedia por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en logopedia infantil y dificultades de aprendizaje.
Siempre he tenido claro que en la vida me quería dedicar a ayudar a los demás y la logopedia me ha dado esa oportunidad. Me considero una persona trabajadora, amable, cariñosa y atenta. Ver cómo los niños y niñas con lo que trabajo progresan,la satisfacción de sus familias, etc... No hay nada mejor para motivarme a seguir trabajando y aprendiendo sobre mi profesión. Sin duda alguna, puedo afirmar que ser logopeda me ha convertido en mejor persona. 

 

María Fonseca Pérez
Logopeda colegiada, con nº 28/1019
Graduada en logopedia por la Universidad Complutense de Madrid, itinerario de daño neurológico. A2 en lenguaje de signos.
Tengo la inmensa suerte de poder llamar a mi trabajo vocación, ya que además de ser feliz, disfruto enormemente mientras la desempeño. Esta profesión, requiere capacidad de trabajo en equipo (muy importante, ya que los profesionales y las profesionales deben nutrirse unos y unas de otros), espíritu crítico, paciencia, implicación, saber escuchar, empatía y sobre todo: compromiso. Estas han sido las cualidades que desde siempre he cultivado.
Por otro lado, la gratificación que obtengo al acompañar a mis pacientes durante el camino de su tratamiento, me ha llevado a crecer tanto personal, como profesionalmente.Esto, unido a la necesidad de ser creativa y a la capacidad para aprender cosas nuevas e ir adaptándome a las necesidades de cada uno, para disfrutar íntegramente de mi trabajo, hacen a la logopedia una de las profesiones más bonitas que existen, a mi modo de ver.
 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Walden Psicologia y Logopedia