Dislexia

La adquisición del lenguaje

 

El momento y el modo de inicio de  la adquisición del lenguaje es un tema inquietante y desconocido para muchos de nosotros; por ello hemos querido adentrarnos en este tema y dar a conocer las verdaderas teorías con respecto a la adquisición.

 

Este largo viaje comienza en el fluido mundo del útero y continúa a lo largo de toda nuestra vida, pasando por las diferentes etapas como son la infancia, la adolescencia e, incluso, posteriormente. A lo largo de todo este tiempo nos enfrentamos a muchos desafíos, hasta llegar a nuestro objetivo. Desde los intentos del bebé para hacer que su sistema articulatorio produzca los sonidos específicos de su lengua materna, hasta la expresión o comprensión de largas narraciones, las capacidades lingüísticas sufren diversos cambios.

 

En la actualidad, podemos concluir que a las 20 semanas de gestación, el sistema auditivo del feto está lo bastante desarrollado como para permitirle comenzar a procesar parte de los sonidos que se filtran a través del líquido amniótico. Desde este momento, el feto se encuentra inundado por una cacofonía de gorjeos y quejidos procedentes de la madre, junto con el ritmo constante de sus latidos. Estos serían los primeros estímulos auditivos, y por lo tanto, su primera relación con el lenguaje. Sin embargo, lo más estimulante de todo,  son los sonidos filtrados del lenguaje.

 

A partir del sexto mes de gestación en adelante, el feto pasa la mayor parte de su tiempo de vigilia procesando estos especialísimos sonidos lingüísticos, cada vez más familiares, con las características exclusivas de la voz de su madre y de la lengua o lenguas que ésta hable. También se sensibiliza a la prosodia (entonación de las oraciones y pautas rítmicas de las palabras) que estructura el habla.

 

En los últimos tres meses en el útero, el feto está muy ocupado escuchando las conversaciones de su madre; lo que le dará la preparación necesaria para la vida en el mundo exterior. Por lo tanto, el recién nacido llega a este mundo preparado para prestar especial atención al habla humana y, en concreto, a la voz de su madre.

 

Estas precoces experiencias intrauterinas preparan al neonato para la recepción de elementos lingüísticos y en consecuencia, puede considerarse que desempeña un papel importante en el proceso global del desarrollo del lenguaje.

 

Ya sabemos el momento en el que se da del inicio de la adquisición del lenguaje, pero y el modo de ésta adquisición, cómo se realiza.

 

¿El neonato viene al mundo predispuesto a la adquisición del lenguaje a consecuencia de nuestra historia evolutiva humana? ¿Hay en el cerebro mecanismos especializados para el aprendizaje del lenguaje, o acaso el niño/a lo adquiere de un modo muy parecido a como aprende cosas acerca referentes a los mundos físico y social?

 

Estas dos teorías nos muestran la dicotomía entre la naturaleza (nature) (nuestra herencia biológica) y la educación (nurture) (el mundo que experimentamos). Ninguna teoría niega que tanto la naturaleza como la educación desempeñan un papel en el aprendizaje del lenguaje. Un dato a resaltar es que somos la única especie que ha desarrollado lenguajes gramaticales completamente articulados. En consecuencia, debe existir algo específico de la biología humana que nos lo haya permitido. Sin embargo, la educación también debe desempeñar una función importante. En el mundo existen alrededor de 6000 idiomas diferentes y es obvio que nadie nace sabiendo ya inglés, español o ruso.

 

Podríamos concluir, que el conocimiento del lenguaje es el producto complejo de la interacción entre unas predisposiciones iniciales, relevantes para el dominio y la rica estructura de las entradas lingüísticas. Así pues, no es una cuestión de naturaleza o educación, sino, más bien, de la interacción entre las dos. La comprensión de esta interacción explicará, en último término, cómo se produce el proceso dinámico de adquisición del lenguaje desde el feto al adolescente.

 

 

¿Cómo puede el entorno favorecer la adquisición del lenguaje?

 

Durante el embarazo:

 

  • Interactúa con tu bebé, dirígete a él. Háblale, si sabéis el nombre, llámale ya por él.
  • El tono de voz  con el que te dirijas será sueva y melodioso. Y el volumen será medio.
  • La madre deberá escuchar música, en especial clásica.
  • En el segundo trimestre de embarazo, el niño tiene un mayor desarrollo a nivel sensorial; por lo que sigue siendo conveniente los cantos y charlas como estímulo. Un buen método de interactuar con tu bebé es a través del tacto, podemos acariciar la tripa y hablarle, al sentir una patada.
  • Es muy importante la figura del papá, por lo que deberá hablarle al igual que lo hace la mamá, procurará  hacerlo  lo más cercano al vientre posible.

 

De 0 a 6 meses:

 

Hablar al niño desde el primer día, es el mensaje que deben captar quienes cuidan, atienden y, en definitiva, quieren al niño.

 

  • Háblale al niño en tono afectuoso, con frases cortas, diciéndole lo que se hace con él/ella o, simplemente, cantándole canciones sencillas.
  •  Dirigirte al niño desde diferentes ángulos de la habitación o espacio de la casa. El niño girará su cabeza hacia su fuente emisora.
  • Ponle música suave y plácida.
  • Comparte música que imita sonidos de la naturaleza: pájaros, murmullos del mar, vientos suaves
  •  Inicie el manejo de sus juguetes, haz sonar de forma suave su sonajero, el móvil que pende del techo,…
  • Juegue al ¡Cucú-tras!
  • Háblale sobre las distintas personas de su entorno y, ante dos o tres personas presentes, se le preguntará: ¿Dónde está…? Y el niño dirigirá su mirada hacia cada uno de ellos.
  • Hable con frases cortas y vocalizando cuidadosamente: el niño, trata de imitar tus movimientos bucales, emitiendo gorgojeos.
  • Muéstrale láminas, fotografías, dibujos y describe su contenido con frases cortas y tono afectuoso.
  • Al tiempo que se le muestra un dibujo o una foto, imita el ruido o sonido que hace:
    • El pájaro hace pio, pio.
    • El gato hace miau, miau.
  • Cántale canciones cortas, con estribillo. Al niño le encantan este tipo de canciones repetitivas, puedes acompañarlas con movimientos corporales en el niño. ¡Siempre mirándoles a los ojos!
  • Canciones para cada situación: para el baño, la comida,…Estas canciones pueden ser inventadas, pero el tono melódico de las canciones les encantan.
  • Las poesías también pueden ser un buen recurso.
  •  Evitar sonidos de impacto ( cerrar puertas de golpe)
  • Evitar sonidos o ruidos superiores a 70dB. ( radio a mucho volumen, discusiones, gritos)

 

 

Logopedia, ¿sólo cosa de niños?

 

Tenemos la falsa creencia que sólo los niños van al logopeda, pero los adultos también necesitan de dicho profesional. ¿En qué casos un adulto puede recibir tratamiento logopédico?

 

A continuación exponemos las patologías más comunes que son abordadas en logopedia:

 

Disfonía (comúnmente conocida como “ronquera” o “afonía”): Es aquella patología en la cual la calidad de la voz se ve alterada en cualquier grado.Cuando la pérdida de la voz es total, estaremos hablando de una afonía.Las personas que padecen disfonías, habitualmente utilizan la voz como herramienta de trabajo (profesores, secretarios, teleoperadores,…).La padecerán personas  que hayan sufrido un traumatismo de laringe a consecuencia de tratamiento quirúrgico, tienen paralizado el nervio recurrente,etc.

 

Lesiones cerebrales: Las alteraciones del lenguaje en patologías que padecen las personas adultas como consecuencia de accidentes cerebrovasculares (Ictus), traumatismos por accidentes o tumores cerebrales.

Los trastornos que pueden presentarse como consecuencia de ello son entre otros:

 

  •  Afasias: en las que el lenguaje se ve afectado tanto a nivel de comprensión como de expresión, o en ocasiones, pueden estar afectados ambos niveles.
  • Apraxias: existe dificultad para realizar movimientos habitualmente automáticos (sin dificultad motora o sensitiva). Con respecto al ámbito comunicativo y deglutorio, afectaría al posicionamiento correcto de los órganos implicados en el habla y en el acto de tragar.
  • Agnosias: los pacientes que la padecen tienen dificultad para la interpretación de estímulos visuales, auditivos o táctiles. Mostraría dificultades para descifrar el lenguaje hablado, reconocer objetos,etc.
  • Disfagias: cuando existe un trastorno de la deglución (problemas para “tragar” el alimento).
  • Disartria: dificultad para mantener el control de los músculos implicados en el habla.
  • Enlentecimiento del procesamiento de la información, alteración de la atención, memoria y funciones ejecutivas:falta de agilidad de acceso al léxico y dificultades en el manejo de mensajes complejos tanto orales como escritos.
  • Otras alteraciones que pueden interferir en la comunicación y/o deglución:Labilidad, alteraciones conductuales y emocionales.

 

Disfemia: Otra patología de gran interés es la disfemia o “tartamudez” que persiste en la edad adulta, en la que es necesario el abordaje a través de una terapia conjunta de psicología y logopedia.

 

Cánceres de garganta o laringe: llevando a cabo la extirpación total o parcial de la laringe, el paciente queda privado del mecanismo fonatorio que produce la voz. De manera que, a la angustia que genera el cáncer se une la imposibilidad de volver a hacer uso de su principal medio de comunicación.

 

La rehabilitación es totalmente necesaria para compensar la pérdida de la laringe, buscando medios alternativos para retomar sus funciones.

 

  • Enseñanza de una voz erigmofónica: es una voz sin laringe, se produce en la unión de la cavidad faríngea con el esfínter esofágico superior, es una voz sin aire pulmonar, por lo que hay que introducir aire en esa zona para que vibre al salir de inmediato y suene.
  • En ciertas ocasiones, tras una extirpación total o parcial de laringe existe el riesgo de padecer disfagia.

EL OBJETIVO NO ES CONSEGUIR VOZ, SINO CONSEGUIR UN HABLA INTELIGIBLE.     

    

Enfermedades neurodegenerativas: pueden conllevar dificultades en la comunicación y en la deglución, y por lo tanto, el papel del logopeda será el de contribuir a la optimización funcional de ambas. 

  • Enfermedades neuromusculares y otras que cursan sin trastorno cognitivo relevante:Esclerosis Lateral amiotrófica, distrofias, miopatías, ataxias, distonías. Presentando: DISFAGIA y/o DISARTRIA
  • Demencias degenerativas de predominio cortical:  Alzheimer, demencia fronto-temporal, degeneración corti-basal, degeneraciones corticales focales.Presentando: AFASIA, APRAXIA, AGNOSIA, ALTERACIONES EN MEMORIA, ATENCIÓN Y FUNCIONES EJECUTIVAS, ALTERACIONES CONDUCTUALES O DISFAGIA.

 

  • Demencias degenerativas de predominio subcortical:  Parkinson, esclerosis múltiple, parálisis supranuclear progresiva, corea de Huntington.Pueden presentar: DISARTRIA, DISFAGIA, ENLENTECIMIENTO EN EL PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN, ALTERACIONES DE LA ATENCIÓN Y DE LAS FUNCIONES EJECUTIVAS, DIFICULTADES PARA EVOCAR LA INFORMACIÓN Y ALTERACIONES CONDUCTUALES.

 

Como en la mayoría de las disciplinas neurorehabilitadoras, el tratamiento logopédico comprende distintos abordajes que habitualmente se solapan y combinan entre ellos.

 

  • Minimización de factores inherentes: con el fin de minimizar los factores concomitantes que empeoran la comunicación y deglución (postura inadecuada, malos hábitos alimenticios o de sueño,…)

 

  • Optimizar la función dañada y/o de las funciones residuales: el objetivo será mejorar las funciones dañadas, mantenerlas o retrasar su deterioro. También puede utilizarse para optimizar otras funciones relativamente preservadas con el fin  de que apoyen o sustituyan a las que estén afectadas.

 

  • Compensación de la función dañada: el fin será mejorar el éxito de las actividades de comunicación y deglución a través de pautas y estrategias. Antes de instaurarse, deberán considerarse las posibilidades reales del paciente para adquirir e integrar aprendizajes, así como su motivación y el grado de apoyo del entorno.

 

  • Intervención holística dirigida a la readaptación social, familiar y laboral: el objetivo principal será fomentar un entorno del paciente que facilite al máximo las posibilidades comunicativas y de bienestar para la alimentación.

 

En definitiva, la logopedia contribuirá en el mantenimiento, prevención de riesgos y mejora de la calidad de vida de la persona con una enfermedad neurodegenerativa.

La intervención precoz e interdisciplinar facilitará el éxito terapéutico.

Contacto

C/ Carretera de Loeches 55

Acceso posterior

(calle peatonal)

28500 Arganda del Rey

Junto al metro de Arganda

 

91 865 60 71

618 842 170

 

 

 

Si quiere solicitar información, rellene este formulario.

 

Horario Psicotécnicos

Lunes, miércoles y viernes de 10:00 a 14:00 

 

Horario psicología y logopedia

Lunes a viernes

de 9:00 a 21:00 horas

 

Sábados en horario de mañana.

Solicitar cita previa

 

Centro autorizado por la Comunidad de Madrid, inscrito en el registro de Centros Sanitarios con el nº CS12234

Centro autorizado por la Comunidad de Madrid, inscrito en el registro de Centros Sanitarios con el nº CS33363

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Walden Psicologia y Logopedia